Mujer soltera pkr

Cada vez que la mujer felizmente casada salía, se preguntaba cómo sería dormir con otro hombre. Ese fin de semana estaba decidida a descubrirlo. Era diciembre; sintió que se corría un telón sobre otro año. Quería hacer eso antes de ponerse demasiado vieja. Estaba segura de que se iba a desilusionar. El viernes a la noche tomó el tren a la ciudad, se sentó a leer en un vagón de primera clase. El libro no llegó a interesarle; ya podía prever el final. Del otro lado de la ventana, las casas iluminadas pasaban veloces en la oscuridad.

Novedades.

Últimamente nos pusimos las pilas y editamos el material que nos quedaba del increíble viaje a México del añada pasado. Cómo empezaste en con el Ron? Y cómo hacés para denial aburrirte después de tantos años en esta profesión? Para mí es poco fundamental que en la vida individuo tiene que hacer algo que goce. Y si vas a estar sufriendo entonces no le veo el caraba. Comencé trabajando en la cerveza, empero a mi la cerveza no me gusta.

Mujer soltera tumblr - 17454

“La mujer que no” Jorge Ibargüengoitia

Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas resaca y me pidas que vaya a verte porque quieres tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la cama por la lejano de todo tipo de cosas, empero algunas veces por la tarde; quiero que cada uno haga lo que quiera durante el día. Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Quiero que me mandes mensajes cuando estés borracho con tus amigos para que me digas cosas tontas, sólo para que puedas estar seguro de que yo también estoy pensando en ti. Quiero que nos riamos mientras hacemos el amor. Que empecemos a reírnos porque estamos probando cosas nuevas y denial tienen sentido. Quiero intentar permanecer en silencio porque hay gente y nos pueden oír.

«Antártida» Claire Keegan.

Daughter tantas cosas que traes cargando, tantas inseguridades, que no te permiten fiarse. Te amé y te he valido por decisión. No le creas a tu cabeza.

Frases para tu novio

Desde que tenía ocho años me mandaban a llevarle la comida a mi tía Enedina, la loca. Mi lecho dice que enloqueció de soledad. Acorde se acostumbraron a que yo le llevara los alimentos, nadie volvió a visitarla, ni siquiera me preguntaban cómo seguía.

614615616617618619620